El itsmo común

Siempre pensé en hacer un breve tratado sobre el comunismo. Y vaya por delante que no tengo ningún interés en estudiar el comunismo en profundidad.


Toda mi documentación al respecto del comunismo se basa en unos pocos videos de YouTube, unos pocos artículos de acá y de allá, analizar el panorama en algún concierto de esta temática, y, sobre todo charlas con comunistas confesos.

Quizás estas reflexiones no traten tanto del comunismo, si no de mi experiencia y percepción respecto al trato y conversaciones que he tenido con los neocomunistas que han quedado en nuestros días.


Y es que tras estas vivencias sólo puedo llegar a una conclusión: el comunismo es una puta lacra.


Hay un itsmo que tienen en común todos los comunistas con los que he hablado: Orgullo obrero y orgullo de clase.

Hay otra cosa que tienen en común: a menudo les oigo decir estando borrachos en un bar cosas del tipo ‘a ver si nos toca la lotería y salimos de pobres’


Lo que me hace pensar que ese orgullo obrero, u orgullo de clase es únicamente resignación más o menos reprimida, y canalizada de forma terapéutica con el fin de hacer menos doloroso el odio que sienten hacia su condición de neo-esclavos.


Los comunistas con los que he hablado son incapaces de imaginar un mundo sin dinero.

Nunca he hablado con ni un sólo comunista que sea capaz de imaginar y aceptar un mundo sin dinero, ni clases sociales, en el que se trabaje voluntariamente sin salario y en comunidad por el bien común.


Quizás algunos si son capaces de imaginarlo, pero lo rechazan. Rápidamente dicen ‘eso es imposible’, ‘eso no se puede hacer’.

Eligen no creer en esa opción por remota que sea. Porque creer en esa opción implica disolver los pilares de su ideología:

la lucha de clases, y el increíble orgullo de pertenecer a una clase que vive peor que otra clase.


La mayoría de comunistas con los que he hablado están tan apegados a esta visión del mundo que cuando les dices que porqué no se asocian con otros humanos para formar su propia empresa se niegan en rotundo, argumentando que sería muy complicado que funcionara una empresa... ¡Gestionada en común por sus propios trabajadores! -delirante-


La mayoría de ellos preferirán trabajar para un patrón.. Juraría que la mayoría de ellos disfrutarán si al final de la jornada pueden decir que el curro es muy duro, que el patrón es un opresor y que se están dejando la salud física y/o mental. (Una importante mayoría de comunistas no creen en el espíritu y/o el alma)


Es una ideología del martirio, la pasión de cristo sin crucificar.


¿Quién en su sano juicio sentiría orgullo de pertenecer a una clase dominada? Solo un masoca, un mártir, o alguien incapaz de, o bien abolir las clases dominadas y dominantes, o bien de pertenecer a la clase dominante.


Lo cual si puede ser motivo de orgullo. En ese caso si podría entenderlo:


-Mi moral no me permite pertenecer a la clase dominante, así que aceptaré con orgullo (y resignación) mi papel como dominado en la clase dominada-

-Para sobrellevarlo asumiré la importancia de ser dominado bajo el pretexto de resultar ser útil, comprenderé y me aferraré a la importancia que tengo como un engranaje más dentro del tejido ‘obrero’ productivo-


Y digo ‘obrero’ porqueun verdadero OBRERO obra una obra. Obra su propia obra. Traza un plan, utiliza su talento para diseñar algo propio, manufacturado con el fruto de su imaginación y su esfuerzo.

Yo he sido un ‘obrero’ y no he obrado nada propio, he hecho lo que me decía mi jefe de la forma más parecida a lo que me decía mi jefe.

Y no siento que eso deba ser motivo de orgullo, si acaso de satisfacción por el trabajo bien hecho. Pero en líneas generales prefiero estar regando mis tomates o tocándome los huevos.


Por otro lado he sido OBRERO, he compuesto melodías, escrito versos, rapeado trozos, cosas propias, que yo he diseñado..

O he tallado piedras, o trozos de madera.. He creado obras propias que yo he diseñado.. Que podría vender o no, por más dinero o menos. Y serían fruto de mi diseño, mi talento y mi esfuerzo. Sin qué nadie más se lucre de ello que yo mismo, ya que soy el autor. Y es al único al que le corresponde lucrarse.. Y eso si puede ser motivo de orgullo..


Trabajar para el estado, trabajar para una empresa. Sabiendo que alguien se está beneficiando mucho más que yo mismo por el fruto de mi esfuerzo.. En principio es una putada que debiera ser considerada inhumana.


Si eres comunista y no lo ves as, si eres capitalista, si eres lo que sea y no lo ves así.. Sinceramente, te compadezco.

En mi opinión la grandeza del ser humano reside, y debe residir en potenciar y explotar las capacidades innatas con las que uno nace. O aquellas que uno descubre que le motivan y le hacen virtuoso.

El comunismo anula considerablemente la posibilidad de que uno desarrolle estas potencialidades. Actúa como una trampa para que uno vuelva al redil y acepte con orgullo ser un engranaje de un sistema productivo.

El comunismo, en definitiva, es una ideología para que los mediocres se acomoden en la mediocridad. Y los dominadores se acomoden en la dominancia.


Alguien que no sea mediocre, no se conforme con la mediocridad y no aspire a sentir orgullo por ella, luchará para hacer de sus virtudes su propio negocio, su forma de vida, su aportación al mundo, y su sentido vital.

No permitirá que ningún ente que se haga reconocer como superior dicte cual ha de ser su cometido, su labor, su clase y su condición.


Solo alguien mediocre que desconoce sus facultades y capacidades, y que renuncia a potenciarlas, aceptará que un ente superior (ya sea estatal o corporativo) le dicte cual es su clase social y su lugar en el mundo.


El comunismo es la ideología que utiliza la gente pobre de espíritu para mantenerse en común bajo la mediocridad de sentir orgullo por ser dominada.


Ceder la libertad que se poseé como individuo a la idealización de que el estado proveerá de lo necesario para que todo funcione, no sólo es ruin, si no infantil.


Pues el estado se compone de personas. Confiar en que esas personas buscarán el bien común antes que el bien propio es altamente iluso.


Quien busca, persigue y consigue el bien propio en pos del bien común, sencillamente no necesita estado, ni gobierno, ni patrón.


El hecho de delegar la libertad de uno mismo en el estado para que este la gestione es un acto irresponsable de inconsciencia que implica perder la libertad de uno mismo. De forma voluntaria. Locura infantil mediocre.

He conocido así mismo neocomunistas que endiosan y engrandecen la figura de Karl Marx.

Y digo bien, endiosan. Sienten auténtica veneración e idolatría.

La misma que siente un apostólico romano cuando visita la tumba de un santo tras una peregrinación.


Con la diferencia de que los santos son santos porque erradicaron el odio de su corazón y lograron apaciguar el dolor que les producía el mundo para volverlo amor.

Mientras que Marx odió y odió hasta el final de sus días.


Naturalmente una ideología nacida del odio acaba culminando en las mayores masacres y crímenes contra la humanidad de la historia.


Porque o bien el comunismo nunca se ha llevado a la práctica en su forma ideal y perfecta.. O bien cuando se ha llevado a la practica ha demostrado ser totalmente imperfecto.


Cuba, Korea del Norte, la URSS, la Alemania comunista, la China comunista, Camboya, etc..

Lugares de donde la gente quiere y ha querido huir. Lugares donde se ha sometido al pueblo a senda miseria y hambrunas. Lugares donde dictadores dictaron y el pueblo fue sometido.


Todavía estoy por conocer a un comunista que me explique si eso fue comunismo o no.. Y si lo fue, ¿Porqué fue bueno y deberíamos vivir asi?


Al final, es una religión más, plagada de dogmas, cismas y tabúes.


Difícil es Extirpar los valores católicos a alguien que nace, crece y se desarrolla bajo esos valores.

Igualmente sucede con el comunismo.


Ideología de mediocres, que difícilmente investigan algo que vaya más allá de sus dogmas o los contraríe. Por lo general se niegan en rotundo a oír cualquier cosa que contraríe los preceptos en los que creen.


Mi experiencia hablando con comunistas declarados es que no son buscadores de la verdad.

Anteponen el aferrarse a su ideología y su fe ciega a sus escasas ansias de conocimiento y su pobre sed de saber.

Pienso que de forma subconsciente saben que si potenciaran su necesidad de descubrir la verdad esto les conduciría inexorablemente a renunciar a su ideología comunista.

Curioso pero justo.

Los mediocres no quieren aprender nada que les conduzca a la demolición de si mismos y su necesaria reconstrucción.


Los hombres y las mujeres libres no tienen ideología, tienen cierto grado libertad y sed de saber.

Para alguna gente es más cómodo odiar otras cosas que reconocer que se odian a si mismos.

Para alguna gente es más cómodo seguir odiándose que encontrar motivos para amarse y así dejar de odiarse.


Aunque debe ser difícil dejar de odiarse cuando aceptas con orgullo tu condición de neo-esclavo dentro del tejido productivo para sostener el buen nivel de vida de la clase dominante..

Ya vivas en un estado (mental) comunista, capitalista o transhumanista, o neocomunista, o evangelista, o su puta madre..

Antonio Escohotado, ex-comunista declarado, sabio, investigador y anciano. Desengañado y reconectado con la realidad de las cosas.

Interesante de ver y escuchar..


Quizás es que nunca ha llegado a llevarse a cabo en su forma perfecta..

¡Pues joder lo que cuesta!




PosData: Realmente, para estar vivo sólo hace falta comer, tener un techo, tener abrigo, beber agua, y ocio sano y saludable.

Un grupo de 10 hombres y 10 mujeres trabajando en comunidad podrían proveerse de todo ello fácilmente sin la necesidad de usar dinero, ni servir a nadie más que a sí mism@s.

¿Qué comunista de los que me he cruzado está dispuesto a formar una comunidad así? NINGUN@ DE ELL@S.

Ojalá algún día conozca comunistas dispuestos a ocuparse primero de sus propias necesidades, en pos del bien común.

(en pos significa que por el hecho de procurarse el bien propio evitando el mal ajeno, ello traerá como consecuencia el bien común)

Poca gente entiende el lenguaje, y menos gente aún sabe leer.


¡Pues a trabajar para el patrón/estado como putos neo-esclavos!

¡Sentiros orgullosos!

No encontréis vuestra razón, no viváis de vuestros dones y virtudes.

:D

Bueno, paso de escribir más, prefiero echarme la siesta.

Al carajo.

0 vistas