Lupus but not

Yo quisiera decir que estamos aquí para aprender a entrar en el reino de los cielos. Y creo que el reino de los cielos es un estado existencial (mental, espiritual, emocional.. Vibracional al fin y al cabo)..

Cada vez más gente sabe de algún modo que la realidad es un diseño colectivo, una ensoñación o delirio que entre todos cocreamos..

Cada vez más gente sabe de algún modo que las emociones, las palabras, los pensamientos que uno tiene, junto con las acciones que uno realiza, son pequeños granos de arena que uno aporta en la cocreación de ese delirio colectivo, o esa proyección a la que llamamos realidad.


Por tanto creo que es inmensamente necesario que aprendamos a prestar atención a lo que pensamos, a lo que decimos, a lo que atraemos..

En estos momentos, en los que la batalla final se está dando.. Está dandose también el caso en el que alguna gente de bien, está sin embargo siendo predicadores del mal..

La gente de bien no ha de ser pregoneros del mal que no quiere que se avecine.

La gente de bien ha de predicar el bien.

En estos últimos tiempos es especialmente necesario darnos tiempos de meditación antes de cada obra.


Yo no quiero un mundo en el que la humanidad se consuma a si misma. Y yo no voy a permitir que el mal me someta y me doblegue.

Sencillamente es una realidad que no voy a experimentar.

La policía no me humilla, ni me somete, porque no lo permito. Tengo sufiente fuerza, suficiente paz interna, suficiente compasión y sufiente léxico como para no permitir que me causen malestar.

Tampoco permito que los políticos lo hagan.

Yo mando en mi realidad, y en la asimilación y asunción que hago de esta. Y no sufro por los que no saben que pueden mandar en su realidad, y en la asunción que hagan de ella.


Me veo moralmente obligado a recordar esta clase de verdades universales a aquellos que, aún siendo conocedores de ellas, tienen sendas dificultades para asimilarlas y afianzarlas en su manera de sr y de obrar.


Con mis mejores deseos, espero que cada cual vislumbre el camino correcto, y no se doblegue a si mismo ante el adversario, y no se permita entregarse a él desde el cansancio y el abandono.


Dicho de otra manera:


Ojalá dejes de decir que los malos vencerán, establecerán su reino del horror, y meterán tus huesos en una cárcel tan pronto como el año que viene..

Ojalá sencillamente empieces a decir que tienes un plan benigno para ser un benefactor de la humanidad de una forma constructiva. Que vas a establecerte en el campo, y que lo harás sin dificultad, y que vas a hacer un campamento de gimnasia para poner en forma a un montón de lobos.. Por ejemplo, o que encontrarás la forma de labrar un campo y vivir de los frutos que este te de, cualquier otra misión que te llene de verdad, y te haga encontrar un sentido definitivo para tu existencia.. En lugar de seguir errando de forma errática.



Dicho lo cual, recordemos la profecía Hopi, en la que el camino de la humanidad se bifurca entre el rumbo en el que la humanidad se consume a si misma y envejece, y el rumbo en el que la humanidad se perpetúa como una especie en armonía con la tierra.

Dejemos pues de creer en el mal, de prestar atención al mal, y de publicitar al mal, y aprendamos a creer en el bien, y sólo prestar atención al bien, y sólo publicitar el bien.


Afianzarse en ese reino de los cielos es lo único que importa. Por dificil que parezca, puede ser muy sencillo lograrlo.


Os deseo a tod@s lo mejor.