Me sensuraron y me echaron por esto..

Hola, acabo de llegar al grupo! He empezado a ver los comentarios y pronto me he encontrado con acusaciones de censura. Así que voy a comentar mi caso y mi pensamiento, y así lo voy tanteando:

Fui diagnosticado con TDAH a temprana edad, alrededor de los 10-11 años. Mi familia no es que sea muy adinerada, pero mi mamá no escatimó en gastos a la hora de llevarme a un psiquiatra que le transmitiera un diagnóstico para que pudiera sentir que su hijo era especial.

Este valiente capullo me proporcionó las clásicas píldoras de metilfenidato, substancia análoga a la metanfetamina, primero bajo el nombre de Rubifén, y luego bajo el nombre de Concerta. El consumo de esa droga me hizo mucho mal, recuerdo que tenía pérdidas de memoria, dificultad para concentrarme.. Y conductas extrañas y erráticas. Hacía cosas como ir a la nevera, abrirla, mirarla por cinco minutos y volver a mi habitación, para darme cuenta de que no recordaba como había llegado allí, ni que había hecho hacía un rato, entonces volvía a la cocina, abría la nevera, y recordaba que había hecho eso mismo hacía sólo un rato... Aún con todo me quedaba otros cinco minutos mirando dentro con dificultades para procesar la realidad hasta que el pitido de la puerta abierta me devolvía la consciencia y volvía en mi..

Sé que esas cosas no me sucedían antes de tomar esa droga, que bajo ningún concepto debería tomar un niño..

Este tipo siempre me pesaba y me medía cuando iba a visitarle cada dos meses para reajustar la dosis.. Entonces me subía una píldora y media al día, porque mi cuerpo ya había desarrollado tolerancia.. ¡Qué hijo de puta! Se pagó un chalet a base de envenenar a niños usando como excusa una enfermedad imaginada..

Con el tiempo fingí que me tomaba las pastillas hasta que un día cansado de fingir las tiré a la basura y le dije a mi madre que no pensaba seguir tomando esa mierda..

¡Y fin del problema!

Hay numerosos artículos que hablan acerca de que los niños que consumieron metilfenidato acaban desarrollando adicciones a otras subtancias durante la adolescencia y la vida adulta. Naturalmente fue mi caso.

Recuerdo que en el instituto, en segundo de la ESO, estaba moderadamente colocado de hachís. En clase de historia. La clase de historia la daba un profesor más soso que una alpargata. Su clase consistía en un dictado de una hora sobre multitud de gilipolleces intranscendentes, narrado con el monótono tono que tendría una momia de resaca.. Lo normal era que durante esa hora de dictado uno rellenara 5 o 6 páginas por ambas caras, terminara con un dolor de muñeca horrible y el dedo corazón desarrollara un callo vitalíceo..

A mi me gustaba escribir canciones de RAP, y en bastantes ocasiones sencillamente escribía mi movida tan rápido como el resto de alumnos copiaban la que el profesor contaba..

En una ocasión, el profesor debió percatarse de que yo estaba escribiendo una cosa diferente a lo que él pretendía que copiara.. Y empezó a gritarme chorradas diciendo que me quedaría castigado o algo así.. Inmediatamente me levanté, di una soberbia patada a la mesa y le dije que su clase era un puto coñazo, y que la diferencia entre las columnas jónicas, dóricas y sus muertos me sudaban la polla por completo.. Que me parecía una puta pérdida de tiempo copiar gilipolleces durante una hora tres veces por semana y que ya que no estaba molestando a nadie mientras hacía mis cosas al menos me dejara en paz.. A lo que él me chilló que me fuera de clase. Respondí, gritando también, que me iba encantado, que no quería perder el tiempo de esa manera tan absurda y aburrida y que sus clases eran una puta mierda.

Y la verdad es que creo que toda la clase incluyendo él mismo sabíamos que tenía razón.

Agradezco mucho tener dificultades para concentrarme en tareas como aquella. Y me parece que los que están enfermos son los que logren soportarlas. Más de 15 años después, sé que hice lo correcto.

Actualmente me considero una persona sana. Me resulta fácil abstraerme y distraerme, pero lo achaco a que la mayoría de sucesos que vivo realmente me sudan la polla..

Me suda la polla escuchar a la gente del trabajo hablar de fútbol, de cachopos en asadores asturianos, noches de prostíbulos y casas de apuestas, sencillamente pongo el piloto automático y sigo a lo mío sin prestar atención.. No tengo déficit de atención, tengo déficit de interés.

La mayoría de situaciones mundanas me sudan la polla. No me interesan realmente.

No tengo dificultad en vivir la realidad de una manera presente y potentemente consciente cuando se da un suceso que me interesa mucho y que me gusta disfrutar. Presto plena atención sin dificultad en la ópera, el teatro o el cine (cuando la peli es buena), etc.

Me gusta observar mi entorno, activar mis sentidos para desactivar el pensamiento, oler, observar, sentir el tacto.. Me gusta sentir como mis sentidos se agudizan cuando estoy en la naturaleza o miro a la chica que me gusta sonreír.

Si mostrara más interés y prestara más atención a muchos de los sucesos que vivo, probablemente acabaría aprendiendo a fingir mejor un interés y una atención que no me interesan, ni me convienen realmente.

Eso es el TDAH, la mente rebelándose contra el aburrimiento y recurriendo a su profundo propio mundo interno para sobrellevar el aburrimiento externo.

No hay más.

Espero que a alguien le ayude esta carta y que no me la censuren ^^

¡Un saludo!

0 vistas