Buscar
  • Litos Ink Seeds

Sabiduría litosina volumen 2.

Las drogas son poderosas herramientas de autoconocimiento y recreacción. Las palabras son el lenguaje mediante el que se nominan los factores y se procesa la información. Y existe un lenguaje oculto implícito en el mismo lenguaje que no es visible para el profano. Encontrándote ante un probable, aunque evitable colapso te revelaré alguna sabiduría utilizando el lenguaje que se oculta en el propio lenguaje.

Cuando las drogas enteógenas son utilizadas como modo de negación o privación del ser, entiéndase por esto un subterfugio de uno mismo, se producen tensiones, a menudo inconscientes para con uno mismo, y por lo tanto respecto a los demás.

La marihuana y por tanto el hachís es una droga enteógena, enteógeno significa que te conecta con Dios, o con lo divino.

éntheos (ἔνθεος) significa "(que tiene a un) dios dentro", "inspirado por los dioses" y génos (γένος) quiere decir "origen, tiempo de nacimiento".

Banalizar una sustancia que es divina, porque te conecta con lo divino es un error común. Cuando eso sucede se cae en adicciones, ¿Qué es una adición? Una a-dicción es algo que no se dice, del prefijo a- que significa negación, y dicción que es el acto de decir.

Uno tiene adicciones para evitar decir cosas, uno se droga de forma adictiva porque tiene cosas que le cuesta decir, ante el dolor que produce la imposibilidad de decirlas uno se droga y se seda, al utilizar una droga enteógena para ello se consigue el efecto contrario a lo que esa droga debería producir, por tanto no estamos en la divinidad, entendiendo esta como un estado de no necesidad y bienestar con uno mismo y con el entorno por el mero hecho de existir y sin necesidad de mayor necesidad. Nos lleva pues al materialismo y a lo mundano de necesitar más por el mero hecho de necesitar más. Siendo que, necesitar más es un rodeo de necesidades innecesarias para evitar la necesidad esencial que supone decir.

Personalmente tengo tantas cosas que quiero decir y no digo.. Cosas que decir a mi familia, a mi novia, a mis amigos.. ¿Por qué no decirlas? Por miedo. Miedo a herir, miedo a equivocarse, miedo a ofender, miedo a confrontar.. Toda esa mierda.. Pero sobre todo, miedo a incurrir o tener que reconocer haber incurrido en comportamientos idénticos a aquellos de los que quiero decir quejarme en los demás. Por lo tanto miedo a negarse a uno mismo, utilizando a los demás para proferir un ataque que oculta un ataque a uno mismo. Quizás no, quizás sólo sea miedo a manifestar rencor, porque las cosas que nos molestaron e hirieron de los demás son cosas que no hemos reproducido con nuestros comportamientos. En cuyo caso, no deberíamos sentir rencor, si no en primer lugar agradecimiento, al reconocer que esas cosas que juzgamos y percibimos como malas en realidad nos permitieron aprender a no reproducirlas de nuevo, tras lo cual, mediante ese agradecimiento deberíamos automáticamente perdonarlas y volverlas a agradecer. Cargar con el dolor de quién nos ha herido a menudo supone tranformar ese dolor en nosotros y no reproducirlo para poder extinguirlo.

Bajo ese punto de vista la humanidad se enfrenta a un duro duelo.

El alcohol no es una substancia enteógena. El problema es que desde que somos adolescentes la hemos utilizado de manera recreativa, y es absurdo que alguien que no se ha creado pretenda recrearse. Crearse a uno mismo es un proceso que puede resultar agotador hasta que se asientan las bases, las premisas, los paradigmas y los lemas con los que sentimos que estamos en coherencia. Alguien dirá que es un proceso de infinitas reencarnaciones.

Lo más importante, en tiempos de colapso es bajar del último piso, si puede ser al sótano más bajo. Los últimos pisos están llenos de programas de futuro, de ideas, a menudo delirantes de propósitos demasiado distantes como para que se puedan si quiera explicar y tener constancia de que se está seguro de querer hacerlos. A menudo esas miras son producto de idealizaciones de ideas que se dieron por supuestas sin someterlas a una valoración crítica de la razón por la que se quieren realizar. Por eso hay que bajar al sotano por si al dudar si se sienten como realizables colapsan sobre nosotros y nos arrastran. En el sótano uno encuentra lo esencial, mantenerse en paz. Es importante mantenerse en paz con uno mismo eliminando toda necesidad externa, pues uno no puede estar en paz con uno mismo eliminando toda necesidad externa. Para que esto suceda uno se ha de dar cuenta de que las más primarias necesidades externas tienen que estar saciadas. Estas son no tener hambre, no tener sueño, no pasar frío ni calor. Uno puede necesitar después tener su espacio propio, despues tener relaciones sociales..

Es la puta pirámide de maslow, hay que estar a gusto sólo con lo básico. Y aprender a apreciarlo, sólo cuando uno aprende esto sentirá la necesidad, que no el deseo de alcanzar proyectos futuros, y bah.. Me aburre seguir pensando y escribiendo sobre esta mierda. voy a pensar en otra cosa... xD

0 vistas