Buscar
  • Litos Ink Seeds

Volví a Face..

Hola, Soy Link. Llevaba un año y medio sin FaceBook y escribo cosas. Gracias por aceptarme en el grupo.

Me quitaron FaceBook por contar cosas y me quitaron todas las cosas que había contado. Lo agradecí, porque sobre todo FaceBook me quitó de todas las cosas que FaceBook me contaba.

Vengo de un largo tiempo de vida sin FaceBook (y sin ninguna red social), una vida en la que muchas caretas se disuelven. FaceBook es un ser extraño, te deja entrar en él, y te muestra sólo la parte suya que quieres conocer, te permite expresar toda la parte tuya que quieras dar a conocer.. Te hace olvidarte de quién eres en realidad.. Por que rápidamente te moldea, rápidamente empiezas a configurar la parte tuya que quieres mostrar.. Y acabas limitándote, siendo bastante inconsciente a ese respecto de tí mismo.

Es un lugar en el que las emociones se cancelan por necesidad, un lugar en el que en menos de 40 segundos puedes ver imágenes realmente atroces salteadas con caricaturas de gatos que te recuerdan perezosos que el lunes es un día duro mientras anuncios publicitarios atacan tu sensibilidad creándote necesidades ilusorias, entonces te cuela un chiste que camufla la realidad del país en el que vives para que aceptes tu precaria situación en él, y de nuevo te bombardea con una noticia horrible, quizás de una violación en masa, o de injusticias respecto a alguna comunidad de animales que son explotados cuasi irremediablemente, para decirte que tú tienes la culpa de ello, pero a la vez eres una parte imprescindible de la solución con sólo oprimir un botón..

En menos de 40 segundos tus emociones han girado 600 o 700 grados.. Y cómo solución, te blindas. O bien por una temporada tratas de limitar el contenido que FaceBook puede ofrecerte y te centras en el humor, o en el amor, o en datos interesantes y curiosos, quizás en la espiritualidad o en la difusión de conspiraciones..

En cualquier caso te atrapa, porque uno no utiliza FaceBook como un instrumento para instruirse, si no como un recurso para destruirse.

¡Oh si! Conozco la demencia de haber sido adicto a esta red social tan demencial. No llevo ni 24 horas en ella, y ya estoy notando sus efectos.

Noto como la neuroplasticidad de mi supuesto pensamiento libre es doblegada inexorable, e irremediablemente por ser parcialmente consciente del contenido subliminal que imágenes de este tipo encierran.

Aunque ya no vea esos dibujitos de dinosaurios que ponen una persiana diciendo que si estoy seguro de querer compartir este contenido.. xD

Buenos tiempos.

¿Cuántas horas le he dedicado? ¿9 meses, 10 meses? ¿Un año de mi vida entero quizás? No quisiera calcularlo.

¿Qué hago aquí entonces? He venido a rescatar a los contactos que perdí, he venido a reunirme con las personas que perdí, a reencontrarme con ellas y su evolución, a buscar una forma de contacto más allá de esta inter-faz.

Luego me iré.

0 vistas